22
Feb
10

AYAHUASKA: UN VIAJE AL INFINITO… I

“¿Alo?” Dijo una voz femenina que reconocí al instante. Hacía dos meses que había llamado al mismo número telefónico preguntando por la ceremonia con aquel misterioso brebaje amazónico del Ayahuasca y sus efectos psicotrópicos, tema del cual yo no era un ignorante, en la teoría, debido a la investigación hecha para escribir la novela “Te Veré en Sueños”. Pero esta vez quería probarla y pasar por toda la ceremonia previa a la toma y sus efectos. Sólo que tenía un oculto temor. Sabía que uno de los efectos del brebaje amazónico era el de producir una arritmia (elevación del ritmo cardiaco) además de la no placentera contracciones abdominales que provocaban el vomito, y así, con estos síntomas, el inicio del vuelo prometido.

“Aló… Kapulana?”

“Sí Señor Michaelangelo que gusto me da escucharlo…- reconoció mi voz al instante y agregó-… y que pasó? …  Porqué no volvió a llamarnos?”

“Tuve unos asunto ineludibles que me entretuvieron…”

Mi familia y yo hemos vivido toda una vida, en California. Hoy, retirado de mi vida empresarial, paso bastante tiempo en Lima-Perú y hace un mes mi hijo Michael Júnior vino a visitar el Perú después de muchos años así que no era posible que me distrajera con nada que no fuera ser su guía turístico.

“Pero esta vez si tengo el tiempo y la completa disposición de hacerlo este fin de semana”

“Señor Barnez lamento que no sea posible… Mañana viajamos a Pucallpa con un grupo de visitantes Europeos con quienes vamos a realizar la ceremonia total de la toma del ayahuasca, y estaremos de regreso en quince días… Podría ser el fin de mes?”

“Claro, entonces estaremos en contacto cuando regresen”

“Si… Yo lo llamo esta vez, no se preocupe”.

Usualmente me mantengo en buen estado físico, troto 3Kms diariamente y hago seis series de 60 repeticiones con mancuerdas de 10 Kg. ínter diario. Así, con mis 56 años de aquel entonces, pensé que soportaría el choque de mi vuelo sicodélico con el Ayahuasca. Aunque siempre me seguía la sensación del temor de ponerme en riesgo de una taquicardia. Jamás en mi vida había experimentado con ninguna droga o sustancia prohibida. Únicamente, llevado por la publicidad y la presión del entorno social, probé, y estuve alrededor de ella por casi diez años, con la más terrible droga de nuestra sociedad de hoy y antes: El Tabaco.

Durante mi espera empecé de manera voluntaria a mejorar mi dieta comiendo menos grasas y condimentos, excluyendo toda bebida que contuviera alcohol. Debía de estar listo para cuando me llamen.

“Aló?”

“¿Señor Barnez cómo está?”

“Kapulana… Estaba esperando su llamada”

“¿Entonces está listo para este fin de semana?”

“Sí… Claro e inclusive he empezado una dieta desde hace de dos semanas”

“Muy bien Sr. Barnez… Pero no es suficiente. Es necesario que asista a la reunión con el Shamán Ronald Rivera, que estamos organizando con las personas que junto con Ud. van a participar en la toma. Además le vamos a entregar una separata de información e instrucciones que deben seguir para lograr una buena experiencia… Mañana martes a las 4pm lo esperamos en nuestra oficina en Surco…”

La conversación continuó por unos minutos mas en detalles de la dirección del lugar y el pago que tenía que hacer para participar en la toma. Yo sabía que los Participantes extranjeros pagan cerca de $1000.00 Dlls. por la Ceremonia Total, aunque ésta incluía alojamiento y comida por una semana  en un cómodo y agradable Refugio en medio de la selva Pucallpeña, conferencias, videos y, lo principal, hasta cinco tomas de ayahuasca.

En cambio yo participé como un nacional común y corriente, lo que me resultó muy económico. Aunque me perdía la experiencia de hacerlo en medio de la selva, lejos del bullicio callejero, rodeado de la nocturna sinfonía natural de los millones de bichos y animales de ésta. Y además del propio recogimiento espiritual que logra el grupo al reunirse por varios días en torno de un mismo objetivo, y ser dirigido por el Shamán.

La reunión duró una hora. Y lo que más me llamó la atención fue encontrar a un neo Shamán, un hombre joven, vestido de sport elegante, oriundo de Pucallpa, cuyos padres y antecesores fueron autóctonos Shamanes; y que además de ser graduado en Psicología en la prestigiosa Universidad Nacional Mayor de San Marcos, conocía los secretos de la elaboración del brebaje. El neo Shamán no estaba con la cara pintarrajeada, ni llevaba plumas en la cabeza, menos aun nos escupía con aguardiente como ahora suelen hacer algunos mercachifle o vulgares remedos de los originales. De hablar pausado y seguro, nos explicó los alcances de la experiencia con la ayahuasca y las limitaciones de hacerlo en la ciudad con una sola toma; de la rigurosa dieta que debíamos seguir desde ya porque la ceremonia sería el viernes en la noche prolongándose hasta la mañana del sábado. Al final de la reunión todos los participantes, éramos seis, habíamos establecido ya un vínculo común: El Vuelo hacia el desconocido infinito de nuestro subconsciente. Cada quien con sus propios motivos, los que en definitiva sería el sello personal de la experiencia psicotrópica de cada uno de los participantes.

Eran las 10 de la noche del viernes acordado. Estábamos allí los seis aspirantes al mágico vuelo, el Shamán y Kapulana. En medio de cerros y árboles de eucaliptos y sauces, en algún lugar de la zona alta de Cieneguilla, a sólo una hora del centro de Lima. Pero el cambio era dramático. El aire que respirábamos era limpio, no sentíamos el mundanal ruido de una ciudad, ni sus luces nos enceguecían. Yo era el mayor de todos, inclusive podía ser el padre de cualquiera de ellos incluidos el Shamán y su asistente. Mis acompañantes (tres chicas y dos jóvenes) eran estudiantes universitarios o profesionales recién egresados. Entonces la ceremonia empezó.

Lo primero que hizo el Shamán fue rendir tributo a la madre tierra (La Pacha Mama) que nos albergaba y a los imponentes Cerros que nos rodeaban (Los Appus), repartiendo hojas de coca que recibimos de manos de Kapulana. Luego, bajo su dirección lo enrollamos y colocamos en nuestra boca, entre los molares, para extraer su agrio jugo, practicando así la milenaria “Chaccha de la Coca” que el hombre americano practicó a lo largo y ancho de la cadena andina.

Hasta allí llegó la formalidad de la ceremonia porque lo que continuó fue un dialogo abierto, promovido y dirigido por el Shamán, para lograr nuestra distensión y dejar atrás todo tipo de preocupaciones que distrajera nuestra atención de nuestro objetivo. Así fue como los integrante nos conocimos mejor, así supimos lo que cada uno quería obtener de la experiencia con el ayahuasca, claro, con sus propias reservas. Y la respuesta fue uniforme ya que todas se centraban en lograr un encuentro espiritual… Místico. Al final de esas dos horas de conversación el grupo había perdido la natural inhibición que existe entre desconocidos y nos habíamos unificado como un grupo que en breve iniciaríamos un extraordinario viaje. La luna apareció en todo lo alto del oscuro firmamento y su energía Selena nos irradió. Así pude descubrir por primera vez los detalles, en la penumbra, de los rostros  de mis compañeros como si recién nos hubiéramos conocido.

A la medianoche ingresamos a una sala en donde había unas camillas, almohadones y cobijas, pero lo que mas llamó mi atención fueron los cubos con bolsas de plástico que había al lado de cada cama. Y pensé: Carambas, tendré que vomitar. Entonces recordé, con agrado, que siguiendo lo aconsejado sólo había ingerido líquidos como dieta.

“Ahora vamos a iniciar la experiencia prometida… Vamos a beber una porción como ésta de Ayahuasca… –y el Shamán nos mostró un vaso a medio llenar-… sus efectos se empezarán a sentir dentro de diez a veinte minutos y se prolongará hasta el amanecer… les recomiendo que cierren los ojos al sentir los primeros efectos, nosotros apagaremos las luces y siempre estaremos con ustedes para ayudarlos en cualquier caso aunque sin interferir con sus experiencias… Kapulana estará al lado de cada uno cuando la purga llegue… Buen viaje…” y las luces se apagaron quedándonos en la semipenumbra. Yo mantuve los ojos abiertos y luego se acostumbraron a la oscuridad y pude distinguir perfectamente la silueta de todos en el salón.

De pronto, el joven que estaba a mi lado izquierdo anunció “Empiezo a ver luces muy intensas… de colores… y a oír un ruido…” y no pudo decir mas porque el vomito se lo impidió. Yo, instintivamente, había volteado a verlo cuando empezó a hablar y mi sorpresa mayúscula fue cuando lo vi vomitar al cielo una llamarada de fuego multicolor, exactamente como si fuera un dragón… Él había empezado su vuelo… y yo con esa visión también, entonces…  

Amigos, hay mucho que contar de esta extraordinaria experiencia y realmente me he extendido en detalles que nos sirven para poder tener una ligera idea de lo que es la experiencia con la Ayahuasca. Así habrá entonces una parte II de este Viaje al Infinito, que se los entregaré muy pronto.


4 Responses to “AYAHUASKA: UN VIAJE AL INFINITO… I”


  1. 23 febrero, 2010 en 3:24

    Dear Michaelangelo, una experiencia muy interesante pero,personalmente no tendría valor ni para empezarla! Tengo ganas de saber que es lo que va a ocurrir.
    Un saludo,

  2. 6 marzo, 2010 en 10:12

    He leído con interés las dos entradas sobre el Ayahuasca, interesante y tendría mucho que contarte, ya será…, estaré atenta a lo qeu viene. Me hiciste recordar a Don Juan. Hace tanto ya…

  3. 3 Michaelangelo Barnez
    31 marzo, 2010 en 12:51

    Dear Anne… Estoy de acuerdo contigo. A mí me tomó mucho tiempo decidir a experimentar ese extraordinario viaje.

  4. 4 Michaelangelo Barnez
    31 marzo, 2010 en 12:53

    Dear Patricia… Este fin de semana subo la siguiente parte. La experiencia fue realmente extraordinaria.
    Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


“TE VERÉ EN SUEÑOS”

ENCUENTRA LA NOVELA AQUÍ... HAZ CLICK
febrero 2010
L M X J V S D
« Dic   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Blog Stats

  • 52,294 hits

Más Leídos

Goodreads


A %d blogueros les gusta esto: